CONÓCEME

Ser fotógrafo se ha convertido en mi autentica pasión y por supuesto obsesión. Soy de las que necesita tener absolutamente todo asegurado para que, llegado el gran momento, nada falle. Mi experiencia detrás del objetivo me ha enseñado a buscar la sutileza de la expresión y por encima de todo, la verdad de la emoción, poniéndome a prueba en irrepetibles escenarios donde primaba la elegancia, el timing y la perfección.


 

Quién ha pasado por mi estudio de Barcelona o ha vivido conmigo su boda, sabe que pongo todas mi energías y amor en cada uno de los proyectos que mis clientes me presentan, no solo porque todos mis trabajos pasan a ser mi currículum, sino porque la fotografía es el lenguaje con el que comunico.

Barcelona es la ciudad que me ha visto crecer artísticamente desde que empecé mi carrera en arte dramático hasta la creación de mi último estudio fotográfico. Es la ciudad que me ha dado las herramientas para construir mi sueño y el empeño para reinventarme cada día y adaptarme a los deseos de mis clientes.

Mis años como estudiante de arte dramático fueron los que me enseñaron la necesidad del actor a ser fotografiado desde el alma y con sinceridad.

Me considero absolutamente una fotógrafa de emociones, una fotógrafa que busca la naturalidad de la mirada dejando lo más lejos posible las poses. Me gusta el movimiento, la frescura y la espontaneidad.

Muchas veces me preguntan si prefiero el trabajo que hago en estudio o mi trabajo en bodas y soy incapaz de decidir. Necesito ambos ambientes, los dos escenarios me llenan muchísimo.

En definitiva, esta es mi vocación y lo que más me divierte en el mundo.

Empecé en un pequeñito estudio retratando hasta que me atreví a empezar con la fotografía de bodas que es algo que siempre me había apasionado.

Hoy en día converjo ambas cosas, trabajo en el estudio con todos esos actores, actrices y por supuesto personas ajenas al mundo de la farándula que quieren ser retratados con naturalidad e intimidad y en bodas, allá donde me lleven, captando momentos absolutamente mágicos y sobretodo irrepetibles.